...

La materia y la astrología. Comentario sobre las correspondencias

La materia y la astrología. Comentario sobre las correspondencias
septiembre 12, 2023
Autor: David Bustamante S.
Un estudio reciente sugiere que la información podría, en sí misma, tener masa molecular, lo que apoyaría la validez científica de la astrología.

“Ninguna disciplina puede eludir la realidad física ni desligarse de las demás ciencias con las que forma un todo único. Menos aún la astrología, cuyo principio fundamental establece la influencia del medio físico sobre el ser viviente. Este libro estudia el origen de las influencias ambientales sobre el hombre y actualiza su aplicación astrológica partiendo de los descubrimientos de la física y de la biología de hoy, sin cuya base no es posible una evolución real de la astrología ni un fundado conocimiento de la misma. Demetrio Santos (Astrología física, 1988)

La declaración de Demetrio, el astrólogo científico más reconocido y citado durante el siglo XX, resulta molesta para quienes consideran la astrología solamente un arte, no también una ciencia o expresión alegórica del mundo fenomenológico y la amalgama suprema de todas las disciplinas del conocimiento. En suma, el máximo episteme o la máxima corroboración o verificación de todo, algo que muy pronto se convertirá en conocimiento común.

Cuando Hermes Trismegisto señaló “como es arriba, también abajo” o “como es por dentro, también por fuera” (necesariamente), hizo alusión a lo que la física, específicamente la mecánica cuántica, ha venido descubriendo con márgenes de comprobación cada vez más amplios. Un ejemplo muy sencillo del principio de la física antes referido sería el cloruro de sodio, es decir, la sal de mesa, la que, como es empleada con fines antisépticos en un plano biológico, también en el metafísico, o no haría parte del equipo de trabajo de exorcistas, entre otros expertos, con el fin de repeler energías malsanas (o malignas, que llaman). Otro ejemplo del mismo principio es el hecho de que en toda casa astrológica podamos encontrar el órgano del cuerpo humano que el signo cuyo número le corresponde a esa casa también representa (v. gr. si Leo, Virgo y Libra representan o tienen derechos sobre el corazón, el intestino delgado y los riñones, también las casas cinco, seis y siete, de tal modo que sobre tales cosas deberían también ofrecer información). La misma correspondencia se extiende a asuntos no anatómicos igualmente, a diferencia de lo que sucede entre planetas y signos o entre planetas y casas (solamente casas y signos constituyen planos paralelos de la experiencia humana, de lo cual se desprende el fundamento de los signos enteros como modelo de carta, independientemente de que pueda constituir, o no, un sistema de casas).

El resto de ejemplos los conocemos ya, al menos si somos astrólogos o estudiantes de astrología. Si Venus no presenta inclinación del eje o no goza de estaciones y, por consiguiente, su clima es fijo, estable o invariable (aunque caluroso sobremanera), entonces rige los riñones, los órganos responsables de conservar, precisamente, la homeostasis del organismo, quiere decirse, su equilibrio bioquímico (incluso, interviene en la presión arterial). Su dominio sobre el reino vegetal conserva la misma correspondencia y por eso relacionamos dicho planeta con el amor y el arte o las armonías, con flores y jardinerías y simetrías, incluso, con los árboles cuya hoja es perenne o siempreverde, aquellos que gozan de un follaje que permanece funcional durante más de una temporada de crecimiento. Luego, si Urano es el único planeta cuyo polo norte apunta directamente al sol (rota sobre su costado), entonces le atribuimos regencia sobre todo cuanto caiga bajo el marco conceptual de lo no convencional o revolucionario y le asignamos responsabilidad sobre revoluciones sociales y científicas e, incluso, sobre anormalidades genéticas y la inteligencia más sofisticada sobre la Tierra, el homo sapiens-sapiens (por no mencionar las especies inteligentes fuera del planeta Tierra). Por último, el ejemplo más obvio de todos: si el sol es caliente y fulgoroso y fuente de vida o fotosintético, asimismo astrológicamente, y nos irradia del mismo beneficio cuando cernido sobre el ASC, por ejemplo.

Pues bien, como es arriba es abajo y como sea por dentro lo será también por fuera, y viceversa, necesariamente, en virtud de una ley que solamente ahora comenzamos a dilucidar gracias a las investigaciones científicas más recientes en dicho campo, la mecánica cuántica (véase Emspak, 2023, Space; Ferrie, 2023, Scientific American). La interdependencia que gobierna todas las cosas (paráfrasis de la tesis de Barbault) constituye una realidad de la cual la filosofía oriental (China, India) ha advertido desde milenios, en especial el taoísmo. Solamente cuando en el siglo XX descubrimos las partículas (i.e. el mundo subatómico, más allá de la materia y sus moléculas y átomos) comenzamos a sospechar la integridad teórica de lo que dichas culturas milenarias venían afirmando, pues el mundo dejó de ser fijo (física clásica) y hasta Einstein se devanó los sesos intentando dilucidar la indeterminación característica de la realidad según Bohr (1927). Para Einstein, todo se encontraba predeterminado. En 1999, sin embargo, el físico y pionero de la teletransportación Anton Zeilinger (Universidad de Viena) comprobó que no, y que lo que Einstein había denominado “acción misteriosa a distancia”, es decir, quantumentanglement, era a todas luces posible.

Tomemos un ejemplo todavía más interesante, si no impresionante, pero que le hace honor a la misma ley de la física: la hemoglobina, una de las moléculas más grandes en nuestro organismo, la macroproteína responsable de llevar el oxígeno a los tejidos y órganos a través de la sangre. ¿A qué otro planeta podríamos atribuírsela sino solamente a aquel que rige, precisamente, el órgano donde se produce el grupo hem para nuestras funciones metabólicas, Júpiter, planeta hepático, cardiorrespiratorio y el único titán de los planetas, capaz de las grandes síntesis, lo mismo de proteínas como de la información?

Más allá de la materia se encuentran las moléculas y… más allá de estas, los átomos. Es decir, toda molécula se haya constituida de átomos, ya fueran de naturalezas iguales o diferentes. Cuando se produce la unión de dos o más, tenemos una molécula, pero si la unión la constituyen átomos diferentes entre sí, tenemos un compuesto (todo compuesto es también una molécula, mas no viceversa). El oxígeno molecular, por ejemplo, lo constituyen dos átomos del mismo elemento, pero dos de oxígeno y uno de carbono constituyen CO2 o dióxido de carbono (compuesto). Asimimso, dos átomos de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O) constituyen la molécula de agua (H2O), que, al contar con dos átomos diferentes, es también un compuesto.

Aquí un ejemplo de diferentes escrituras moleculares (contenido pedagógico de la formación de nuestros alumnos en la academia, pues intentamos ofrecer una formación integral, quiere decirse, en más que astrología):

Fuente: 2023. Academia de Astrología SAGITTARIUS. Teoría molecular del Zodiaco. Presentación 1.4 (1,2).

Según se advierte en la imagen, unas moléculas son más grandes que otras, y la hemoglobina, a su turno, es una de las más grandes. Cuando por primera vez se calculó su masa molecular en 1824, nadie parece haberle creído a Engelhard. No fue sino en 1925 cuando Smithson confirmó los resultados de aquel. Esta macroproteína es tan grande que su escritura es la que sigue y… su apariencia… esta:

Fuente: https://www.rcsb.org/structure/3hhb

Sobraría recalcar la función también tan “grande” que cumple la hemoglobina en el organismo, como también el planeta que la rige o gobierna, Júpiter, en nuestras vidas, pues sin el transporte de oxígeno pulmones hacia afuera no respirarían nuestros tejidos, músculos y órganos y, por lo mismo, tampoco nosotros, por no mencionar el resto de procesos metabólicos también fundamentales para la vida y con los cuales asuntos extracorporales guardarían también relación según la máxima hermética originalmente referida: justicia y/o sabiduría, es decir, aquello que es consecuencia de la síntesis del conocimiento.

A simple vista, esta consideración bien podría resultar descabellada, pero si es cierto que “como es arriba, es abajo”, “como es por dentro, también por fuera”, tiene que ser así, tanto, que si desapareciéramos a Saturno del sistema solar, también nuestra osamenta, dentadura incluida, se iría con él, e igualmente todo lo demás en la medida en que fuéramos desapareciendo también a los demás planetas.

¿Cómo puede ser esto posible?, se preguntaría el lógico. Tal cosa implicaría que nada en la Tierra puede ser o existir sin que sea o exista también cada uno de los planetas con presunto dominio sobre tales asuntos. ¿Es posible tal cosa? Veamos…

LAS DECLARACIONES DE VOPSON (PORTSMOUTH UNIVERSITY)

“Si asumimos que la información es física y tiene masa, y que las partículas elementales tienen un ADN de información sobre sí mismas, ¿cómo podemos demostrarlo?”, preguntó el físico teórico Melvin Vopson, de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), en entrevista con relación a un presunto quinto estado de la materia. “Mi último trabajo trata de poner a prueba estas teorías para que puedan ser tomadas en serio por la comunidad científica”, explicó. De hecho, agregó que tal cosa “no contradice la electrodinámica, la termodinámica ni la física clásica (Einstein), solo la complementa con algo nuevo e increíblemente emocionante”.

¿Podría esto ayudarnos a comprobar el mecanismo de acción a través del cual cada planeta y cada signo regiría las mismas cosas en diferentes planos de la realidad (material e inmaterial, o dígase, desde el mundo material hasta el subatómico)? Si algún día se comprueba lo que sostiene Vopson, podríamos demostrar que la información es, realmente, en sí misma, “un bloque de construcción clave del universo”, una especie de organismo, de vibración. ¿Confirmaría una proposición implícita en la astrología según la cual los diferentes aspectos de la experiencia humana existen porque existen los cuerpos celestes que la producen? Como lo han sugerido algunos astrofísicos, si suprimiéramos o desapareciéramos a Mercurio o la luna de nuestro sistema solar, o cualquier otro cuerpo celeste, la vida en la Tierra cambiaría radicalmente. Lo han explicado con base en resultados astrofísicos sin darse cuenta de que la información que nos ofrecen es ofrecida en nombre de la astrología misma. Si, por ejemplo, Venus desapareciera, es probable que el amor deje de hacer parte de la experiencia humana y asimismo de la de otras especies también sintientes (elefantes, por ejemplo). ¿Y qué de la filosofía y la religión y de los sistemas legales en general? ¿Dejarían de ser ramas del conocimiento si desaparecieran también Júpiter y Saturno?

Thomas Harvey, de la Universidad de Oxford, sostiene:

  • “La teoría cuántica explica cómo surgen fuerzas a partir de simetrías simples, las simetrías de campo que constituyen nuestro universo, y la teoría cuántica de los campos es, a su turno, una fórmula matemática para construir un universo modelo, pues permite establecer una descripción cuántica de él que reconocería las restricciones impuestas por la teoría de la relatividad de Einstein.

Y agrega:

  • “Luego, al hacer posible que los campos interactúen entre sí, dicha teoría permite predecir con extraordinaria precisión los fenómenos que rigen nuestro universo, cuya evolución sería descrita, en escala microscópica, como una síntesis de todos los escenarios posibles. Ahora bien, esta descripción sigue siendo entonces incompleta: aunque satisface la relatividad especial de Einstein, la teoría cuántica de campos no reconoce la relatividad general, la que describe la gravedad con base en la curvatura del espacio-tiempo. Es cierto que algunos de los resultados de la teoría se pueden calcular en espacio-tiempos curvos, como la predicción de que los agujeros negros se evaporan con el tiempo, pero todavía buscamos una teoría de campo unificado que explique, microscópicamente, por qué el espacio-tiempo se curva, y pueda al fin conciliar lo infinitamente grande con lo infinitamente pequeño (la gravedad con lo cuántico). En suma, una teoría del todo.”

“[…] conciliaría lo infinitamente grande con lo infinitamente pequeño”. Es decir, ¿comprobaría que como es arriba, también abajo, que como es por dentro, también por fuera? Se trata de un principio universal que explicaría, sin temor a incurrir en exageraciones, todo.

El distinguido astrólogo e investigador estadístico francés André Barbault, por su parte, escribió (1961):

  • “El cosmos es un ser inmenso en el que todas las partes están conectadas, sometidas a las mismas leyes y funcionan de manera semejante. La energía que anima los cuerpos celestes es de la misma naturaleza que la que anima a los hombres. Un principio único rige los dioses planetarios y los electrones, las pasiones de Júpiter y los amores del incesto. Una misma vida circula de uno a otro, del microcosmos al macrocosmos. Y puesto que el hombre es a la imagen del mundo, resulta fácil saber lo que son uno y otro no haciendo sino un único estudio. Un sincronismo perfecto existe entre estos dos mundos, y es por lo que las cosas se desarrollan paralelamente sobre la Tierra como en el cielo. Partiendo de esta noción de armonía entre el individuo y el mundo, uno y otro deben poder ser confrontados, comparados por una hora y un lugar dados: el horóscopo no es otra cosa que el algoritmo y la matriz de esta relación.”

____________________________

[1] Véase The EPR Paradox, paper célebre de 1935, cuando apareció por primera vez el concepto quantum entanglement, comprobado inequívocamente en 1999 en las Islas Canarias.

[2] Sci News. (Marzo de 2022). Newly Proposed Experiment Could Confirm that Information is Fifth State of Matter. Recuperado de: https://www.sci.news/physics/information-fifth-state-matter-10638.html

[3] Roussel, A. (2021). Science Clic. Quantum Field Theory Visualized. https://www.youtube.com/watch?v=MmG2ah5Df4g&ab_channel=ScienceClicEnglish

[4] Barbault, A. (1961). De psychanalyse a l’astrologie. Éditions du Seuil. París, Francia.

Everything’s been said and nothing’s been done

David Bustamante S.

Learn about the current state of astrology and what the future looks like. According to the author, there is both need and reason for hope.

How to check the validity of derived analysis?

David Bustamante S.

Learn what derived analysis is, how to conduct it successfully, and what the possibility of establishing an imaginary birth chart depends on.

¿Cómo comprobar la validez del análisis derivado?

David Bustamante S.

Conoce qué es el análisis derivado, cómo hacerlo con éxito y de qué depende la posibilidad de establecer un mapa natal imaginario.

Criteria for a house system

David Bustamante S.

Learn the criteria that should be taken into account when using or prescinding from a house system, whatever it may be.

Criterios con relación a un sistema de casas

David Bustamante S.

Conoce qué criterios debemos tener en cuenta a los fines de utilizar o prescindir de un sistema de casas, cualquiera sea.

La eclíptica según el Dr. Weiss (1940), y The Wave Theory en Hand y Addey (1982)

David Bustamante S.

Conoce la explicación del Dr. Weiss con relación al Zodiaco tropical (eclìptica terrestre) y consultaos la teoría de onda según Robert Hand

Synopsis of our next title

David Bustamante S.

Learn what our next publication in January 2024 is about: the scientific basis of the astrological symbols

Synopsis de notre prochain titre

David Bustamante S.

Découvrez le sujet de notre prochaine publication en janvier 2024 : sur les fondements scientifiques des symboles astrologiques.

Sinopsis de nuestro próximo título

David Bustamante S.

Conoce de qué tratará nuestra próxima publicación en enero de 2024: sobre la base científica de los símbolos astrológicos.

Anthony Louis: “[…] rulers of signs contained within a House also serve as rulers of that House”

David Bustamante S.

Learn, in brief, the implications of quadrant House systems versus those of Whole Signs in this commentary.

Anthony Louis: “[…] regentes de signos contenidos dentro de una casa también rigen esa casa”

David Bustamante S.

Conoce, resumidamente, las implicaciones de los sistemas de casas cuadrantes versus las de los signos enteros en este comentario.

El Zodiaco a través de la literatura: diálogo entre Géminis y Sagitario

David Bustamante S.

Conoce la idiosincrasia de Géminis y de Sagitario a través de la poesía en prosa. ¿Pudiera esto convertirse en el método de enseñanza natural de los símbolos astrológicos?
Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.